Una reciente muerte masiva de crías de pingüinos en isla Petrels, en la Antártica, es atribuida por algunos científicos a un episodio vinculado al cambio climático, aunque admitieron que se trató de un caso particular.

Este fenómeno y la consiguiente subida de las temperaturas ha causado un desprendimiento de enormes masas de hielo en el sector, un hecho que fue decisivo en el caso de mortandad ocurrido en enero y denunciado a mediados de octubre por la organización ecologista Greenpeace.

El tema ha sido debatido en la reunión que realiza la Comisión para la Conservación durante este mes en Australia. Allí se discutió aprobar la idea de convertir en zona oriental de la Antártica, donde ocurrió el hecho, en Área Marítima Protegida (AMP), una propuesta de Australia y la Unión Europea (UE), entre otros para proteger los alimentos de los pingüinos, como el krill, que también es explotado comercialmente.

La idea fue presentada originalmente en 2012, pero no ha logrado el consenso total en la comisión, que permita su aprobación. El miércoles de esta semana podría obtener luz verde.

Viajes más lejanos

El biólogo marino del Instituto Antártico Chileno (Inach), Cesar Cárdenas, explica que los problemas en el éxito reproductivo de esta colonia se deben principalmente al aumento en la extensión del hielo marino (extendiéndose por más de 80 km) y su persistencia a través de la época reproductiva.

"Esto de debe a una serie de cambios ambientales que se dieron en la zona, los cuales incluyen aumento en la temperatura en el verano, aumento del derretimiento del hielo, lo cual conlleva a que el agua dulce que queda en la parte superficial del mar se vuelva a congelar. También por variación en la dirección e intensidad de los vientos y cambios en el régimen de precipitaciones", comenta.

La científica Jualiana Vianna, académica de la UC, señala que en 2010 se quebró un glaciar en la zona, lo que alteró la cantidad de hielo presente en la isla.

"Tenía más hielo y los pingüinos tenían que ir más lejos para buscar el alimento. No consiguieron alimentarse y alimentar a las crías", en una especie que además se alimenta exclusivamente de krill, una especíe de crustáceo parecido a los camarones. "Muchas crías murieron de hambre".

A eso se sumó una lluvia que pilló a las crías sin la protección de sus padres. "Las plumitas que tienen cuando son crías no son impermeables al agua, como los adultos. Se mojaron, pasaron más frío y eso implicó un mayor gasto de energía, con lo cual necesitaban más comida para mantenerse vivas", comentó Vianna.

Esta colonia posee entre 26 y 28 mil parejas reproductivas de pingüinos, pero debido al episodio sólo lograron sobrevivir dos crías.

Evento catastrófico

¿Es normal este tipo de episodios? Según Cárdenas, los cambios ambientales en Antartica oriental se han producido desde hace algunas décadas, y en los últimos años la cobertura del pack ice ha alcanzado las cifras mas altas registradas, desde 1979.

"No obstante, sólo en los últimos tres años es que se ha registrado estos episodios catastróficos en esta colonia, específicamente", aclara.

Cárdenas advierte que la variabilidad ambiental que se está registrando en Antártica está comenzando a producir episodios como en este caso puntual de mortandad, que ya había ocurrido en 2010.

"Es algo que también puede ocurrir en otras especies cuando el alimento es escaso", advirtió Vianna, como en el pingüino de Humboldt cuando ha ocurrido el fenómeno de El Niño.

"Por ello es que es importante crear Áreas Marinas Protegidas (AMP) en la Antártica, las cuales entregan zonas de referencia en los cuales se pueden monitorear los cambios ambientales y entender sus efectos sobre los ecosistemas", afirma el especialista.

Para Cárdenas es importante señalar que las AMP en la Antártica poseen distintos objetivos, por lo que no sólo están relacionadas con la pesca y el cierre de áreas a actividades extractivas.

"También existen objetivos de conservación que pretenden preservar las especies y ecosistemas. Permiten diferenciar los efectos de los cambios ambientales producidos por el cambio climático de aquellos que podría producir actividades antropogénicas".

Variabilidad ambiental

¿Tienen estos hechos alguna relación con el cambio climático? "Así es, la variabilidad ambiental que está ocurriendo está relacionada con el cambio climático", afirma Cárdenas, aunque Vianna señala que relacionar la conexión por certeza absoluta es difícil. Ella sí sabe que el descrecimiento de la población pingüina en la Antártica occidental, por ejemplo, sin duda está vinculado al cambio climático, que tiene efectos diversos en la zona.

Cárdenas confirma que no todas las colonias de pingüinos se han visto afectadas de la misma manera.

"En la península, producido del cambio climático, las colonias de esta especie en general están siendo bastante afectadas. Sin embargo, en la Antártica oriental la mayoría de las colonias se encuentran estables o en algunos caso han aumentado su tamaño".

Read 58 times Last modified on Monday, 23 October 2017 11:58
Login to post comments
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…