Detenciones migrantes disminuyen mientras cruces irregulares de mexicanos a EU incrementan

Estados Unidos secundó hoy al Secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, al asegurar que la cantidad de migrantes detenidos en la frontera ha disminuido en más de un 70%.

Sin embargo, reconoció que los cruces de ciudadanos mexicanos no autorizados están en aumento. Según ha reconocido el gobierno de México, este aumento obedece a las dos razones que se han mantenido como una constante: la pobreza y la violencia.

Precisamente, el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, reconoció que el Estado que más mexicanos ha expulsado ha sido el de Guerrero, uno de los más afectados por la espiral de la violencia. Tan sólo este Estado aporta el 9% del total de deportados desde EU al año.

El comisionado interino de la oficina de Aduanas y la Patrulla Fronteriza (CBP), Mark Morgan, celebró en este contexto la reducción en términos absolutos de cruces ilegales y señaló que esto es éxito de la estrategia del presidente, Donald Trump, quien ha impuesto su estrategia de “cero tolerancia” a sus vecinos del sur, entre ellos, México. 

La cantidad de migrantes detenidos a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México disminuyó por octavo mes consecutivo en enero, pero los cruces no autorizados por ciudadanos mexicanos están en aumento, según los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU.

Morgan dijo que el número de adultos mexicanos detenidos ha aumentado en un 32 por ciento desde este momento el año pasado, un cambio que atribuyó a los contrabandistas "luchando por encontrar nuevas tácticas" a medida que las cifras generales de migración han disminuido. 

"Si bien este número representa el octavo mes consecutivo de caídas, las organizaciones de contrabando están cambiando sus tácticas", dijo Morgan. "Están buscando a otros grupos vulnerables".

El aumento de los migrantes mexicanos es un nuevo desafío para la represión fronteriza de Trump, reconoció.

Según cifras de CBP, el año pasado aproximadamente el 61 por ciento de los inmigrantes que los funcionarios estadounidenses encontraron eran de los países del triángulo norte: Guatemala, Honduras y El Salvador.

"Ahora, ocho meses después, ese mismo porcentaje, alrededor del 61%, son en realidad ciudadanos mexicanos", dijo Morgan.

Morgan dijo que gracias a la estrategia del presidente Trump, que ha contado con la colaboración de México, las autoridades han sido capaces de deportar rápidamente al "95 por ciento" de los migrantes que se encuentran a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, incluidas decenas de miles de solicitantes de asilo centroamericanos que han sido enviados a localidades fronterizas mexicanos a la espera de sus audiencias en los tribunales de Estados Unidos.

"Si nos encontramos con usted, si se encuentra ilegalmente en este país, no se le permitirá entrar a Estados Unidos", dijo. "Serás eliminado y devuelto de inmediato”. 

Morgan defendió las políticas frente a un informe publicado el martes por Médicos sin Fronteras, que encontró que los solicitantes de asilo que tienen que esperar en México para sus audiencias en los tribunales de Estados Unidos enfrentan altos niveles de violencia. La organización de ayuda internacional informó que 34 de los 44 solicitantes de asilo que entrevistó en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo habían sido secuestrados recientemente.

Según la organización MSF, Estados Unidos, México y los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras) han fracasado a la hora de asistir y dar protección a los migrantes. Además, están desmantelando las políticas de asilo y refugio.

En su informe presentado ayer, MSF asegura que la situación para quienes migran en la región “no ha hecho sino empeorar” desde 2017 con miles de personas inmersas en un “círculo vicioso” porque cuando piden protección son tratadas como criminales y devueltas a las mismas condiciones violentas de las que huían.

Estados Unidos debe "suspender de forma inmediata cualquier proceso de deportación de solicitantes de asilo a terceros países", recalca el informe. 

“Los migrantes se encuentran sin salida, atrapados en un conglomerado de muros burocráticos y barreras administrativas que les impide escapar de la violencia recurrente”, indica el documento.

El informe muestra, además, cómo ciertas agresiones contra migrantes han aumentado cuando Estados Unidos endureció sus políticas migratorias, empezó a devolver a México a solicitantes de asilo de otros países y forzó a los gobiernos de la región a frenar de forma contundente los flujos migratorios hacia el norte. 

El documento señala que en los nueve primeros meses de 2019 los casos de violencia sexual contra migrantes a su paso por México aumentaron un 134% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Read 96 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…