Al menos 3 mil personas integran la Caravana Migrante que se dirige a Estados Unidos, estima la ONU

En el sexto día de travesía, miles de hondureños continuaron ayer la Caminata Migrante en grupos fragmentados, con cientos de personas esperando la llegada de más migrantes a Tecún Umán para cruzar juntos la frontera con México, mientras una cantidad similar abandonó la ciudad de Guatemala rumbo al vecino país para de ahí viajar a Estados Unidos.

Más de 800 migrantes ingresaron con documentos a El Salvador para integrarse a la caravana, pero unos cien que no cumplían los requisitos migratorios intentaron cruzar por los llamados puntos ciegos, atravesando a nado el río Guascorán –que delimita la frontera entre Honduras y El Salvador– en su desesperado afán por alcanzar a sus compatriotas que avanzan en Guatemala.

Desde el amanecer, oleadas de personas dejaron los refugios para migrantes en la capital guatemalteca con rumbo al sur de México, donde la frontera más cercana se ubica a unos 177 kilómetros.

Dos columnas transitaron a pie por el Anillo Periférico de la capital, aunque decenas se disgregaron, adelantándose o rezagándose, muchos para ordenar los costales que cargan sobre los hombros o para recibir las monedas que automovilistas les ofrecían.

Las dos columnas principales, de unas 500 personas cada una, marcharon separadas durante cuatro kilómetros portando banderas hondureñas.

Vamos a hacer el intento (de entrar a Estados Unidos), a ver si se les ablanda el corazón y nos dejan entrar, afirmó José Medina, un albañil de 27 años que forma parte de la Caminata Migrante que permanece en la ciudad de Guatemala. Medina dejó a su esposa y a sus tres hijos en Honduras.

La caravana partió el pasado sábado desde San Pedro Sula, ubicada a unos 180 kilómetros de Tegucigalpa, con destino a Estados Unidos para escapar de la pobreza, la falta de empleo y la violencia.

Unas mil 300 personas comenzaron a cruzar el lunes la frontera de Honduras con Guatemala para luego hacer una primera escala en la ciudad de Tapachula, en el sureño estado de Chiapas, donde solicitarían refugio o una visa humanitaria para recorrer unos 4 mil kilómetros hacia la frontera con Estados Unidos.

Los primeros migrantes llegaron el miércoles a Tecún Umán, en el departamento guatemalteco de San Marcos, 261 kilómetros al suroeste de la capital. Unos cien fueron recibidos en la Casa del Migrante, pero las autoridades locales estimaron que desde el martes arribaron unas 500 personas.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la caravana está integrada por unas 3 mil personas.

En El Salvador, aproximadamente 860 migrantes ingresaron en forma legal para integrarse a la Caminata Migrante.

Otros cien, que no cumplieron los requisitos migratorios, optaron por no efectuar ningún trámite en el paso fronterizo El Amatillo, 210 kilómetros al oeste de San Salvador, y decidieron pasar sin documentos por un lugar poco vigilado por autoridades hondureñas y salvadoreñas, a un kilómetro de distancia del sitio que los lugareños utilizan para cruzar clandestinamente mercancías.

Hombres y mujeres desafiaron las crecidas aguas del río Goascorán sostenidos por una larga cuerda sujetada por varios hombres tanto en el lado de Honduras como en la orilla de El Salvador.

Quiero llegar a Estados Unidos y ayudar a mis hijos, mandarles dinero para que tengan una mejor vida. En Honduras ya no se puede vivir, dijo Leslie Cobán, quien entre lágrimas atravesó el río.

La misma necesidad lo hace a uno correr estos peligros; yo no vengo a quedarme en El Salvador, quiero alcanzar la caravana de mis paisanos en Guatemala y estoy dispuesto a caminar hasta Estados Unidos, afirmó Érik García.

El director del control migratorio, Herbert Hernández, informó que de 860 migrantes registrados en El Amatillo, unos 553 ya cruzaron a Guatemala.

Hernández llamó a los hondureños a no arriesgar sus vidas tratando de cruzar el río Goascorán, que tras las lluvias aumentó su caudal, y reiteró que si tienen sus documentos de identidad los migrantes pueden ingresar al país gracias al convenio centroamericano de libre movilidad (CA-4) suscrito en 2006 entre Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador, que estipula la libre movilidad entre los ciudadanos de los cuatro países que cuenten con cédulas de identidad. Los menores deben presentar su pasaporte y ser acompañados por los dos padres.

En las próximas horas se espera la llegada a El Amatillo de otro grupo de hondureños, de los departamentos Choluteca y Valle, dijeron las autoridades.

Trump califica de criminales a hermanos de migrantes de #Guatemala, #Honduras y #El Salvador y amenaza con sus FA (fuerzas armadas) para cerrar las fronteras. El peor crimen es el capitalismo e intervencionismo con el que impone en el mundo sus políticas de hambre y destrucción del planeta, tuiteó el presidente de Bolivia, Evo Morales.

En este contexto, el secretario de Estado estadunidense, Mike Pompeo, llegó a Panamá para una reunión con el presidente Juan Carlos Varela, con la finalidad de tratar asuntos de colaboración en prioridades regionales, como la defensa de la democracia en Venezuela y Nicaragua, así como la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y la migración ilegal.

Read 358 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…